Archivo de la etiqueta: tercera edad

18 comidas

Ingredientes:

Luis Tosar, Albariño, romance tardío, enamorado hasta la médula, abuelos, sueños rotos, sueños, guitarra, Macedonia, pulpo y gaitas.

Trailer

Esta fue la última recomendación de mi amigo. Ésta y un detalle más: “Como sé qué panorama tenéis en casa… mira, te lo arreglo. Te pongo tres días y así tenéis tiempo para ver todas las películas que queráis tranquilamente. Y no te preocupes. Esta la puedes ver a trozos. Así hasta 18”.

Da gusto. Salí del videoclub como nueva. Una que quería haber visto, una recomendación de las normalitas y un peliculón. “Puede que te guste, no sé. A mí me ha encantado. Tiene todo y es de lo más sencillo. Se han gastado sólo 400.000 euros, nada, distribución incluida”.

Mañana vuelvo y cogemos otras tantas. El cine es vida. Y 18 comidas así lo demuestra. Es un retrato de vida auténtica. Luis Tosar, maravilloso, como siempre, enamorado de una chica que se casó y tiene un hijo, pero que le llama una mañana que decide desayunarse una cerveza y escapar de  su vida marital en Lanzarote. Un romántico, enamorado hasta la médula de su chica que le da una y otra vez calabazas y, cuando desiste, ella aparece. Demasiado tarde, como la vida misma. Una pareja de abuelos que hablan con sus silencios. Entre crema de orujo, postres ricos, grelos y otras delicias que ella prepara como siempre, con amor y rutina, o viceversa. Sueños rotos, los de Tosar, que grita con su guitarra y atrae al de Macedonia, que también se siente solo y comparte sus chorizos, que le roba al de la charcutería. Fiesta de treitañeros con chica guapa incluida que abandona a su amante/amado para que se sienta como ella, solo. Vino, mucho vino, alegría.

18 historias para compartir con un plato de por medio. La historia de dos hermanos que se confiesan, la de una pareja que se quiere y se respeta, con música hortera de móvil incluida.

Santiago de Compostela, gaitas. Imprescindible.

SINOPSIS:

Un músico callejero se reencuentra el amor de su vida; dos borrachos desayunan cubatas con marisco; un hombre cocina, cocina y cocina para la mujer que nunca llega; dos hombres se quieren, pero se esconden; una cocinera sueña con ser cantante; Una joven quiere, lo que un hombre no dá, mientras un camarero se muere por ella; un macedonio está perdido por desamor en Santiago de Compostela; una pareja de ancianos que ya se lo ha dicho todo desayuna, come y cena en silencio. Todas estas historias se cruzan a lo largo de un día de ficción en 18 comidas, una película de emociones servidas en torno a una mesa, un viaje por los sentimientos en la más universal de todas las luchas: la de ser feliz.6 historias, 24 personajes, un día de ficción, 90 horas de material, 6 meses de montaje. 18 comidas es todo eso y mucho más. Es un puzzle de sentimientos de personas muy distintas que comparten un mismo objetivo: la felicidad. Es un cruce constante de caminos a lo largo de desayunos, comidas y cenas, con una frontera muy difusa entre la risa y el llanto. Como la vida misma.

(Fuente: http://www.elmundo.es)

CRÍTICA:

El País

Anuncios
Etiquetado , , , , ,