Archivos Mensuales: noviembre 2016

Entrevista a Juan Carlos Rubio

“Aunque hay un empeño en querer diferenciarnos, en el fondo, los seres humamos somos iguales: queremos amar, sentimos odio, soñamos, tenemos familia, frustraciones, nacemos, morimos…”

“La grandeza del teatro o del cine es cuando la historia salta de la pantalla y se instala en tu corazón o en tu mente y te ayuda a cambiar y a superarte”

“Me apetecía volver a lo audiovisual -de donde partí como guionista- de la mano de Dani Muriel y Kiti Mánver y dirigir un proyecto mío: era algo muy personal”

“El texto está dedicado a mi padre: lo que tiene de autobiográfico es mi percepción de las deudas pendientes, de saber perdonar, de saber aceptar al otro antes de que ya no esté”.

“No somos conscientes de que el paso por el mundo es un momento, que la muerte está ahí, se acerca cuando le da la gana”.

“El viento no hace daño; el viento mueve tu pelo y tu ropa pero no tu corazón”.

“He conseguido trasladar el texto del teatro al cine porque he respetado la misma esencia que yo quería tener en el teatro”

El autor y director Juan Carlos Rubio ha escrito y dirigido la adaptación de su propia obra teatral ‘Las heridas del viento’, reconocida  por la crítica y el público a nivel nacional e internacional. La obra se estrenó en Estados Unidos, Grecia, Italia, México, Argentina, Chile, Puerto Rico, Costa Rica y España, entre otros. La película, que podremos ver en 2017 en España, está protagonizada por Kiti Mánver y Daniel Muriel, y ha sido producida por Bernabé Rico para TalyCual.

Quedamos en la puerta metálica negra, en el número 8,  en una zona muy conocida de Madrid, donde me espera una grata sorpresa. En primicia, él y su equipo me enseñan con entusiasmo algunos fragmentos del filme como si me conocieran de toda la vida, con una cortesía que se agradece para los tiempos que corren y una confianza inaudita. “Estos son parte del equipo, sin los cuales, este sueño no sería posible”. Y me presenta a dos de los responsables de que ‘Las heridas del viento’ vea la luz en los próximos meses.

Juan Carlos Rubio me confiesa que “el secreto es tener las cosas claras y saber rodearse de los mejores”, dejando a un lado a todos aquellos que sólo te pueden estorbar en tu camino, “a la gente tóxica le puedes dar una oportunidad, otra, pero no doscientas porque no se debe malgastar la vida”. También destaca “la suerte” que ha tenido con su familia, un pilar importante en su vida. Y se nota. En su persona y en su prolífica obra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CARMEN VILA: Ya ha finalizado en Madrid el rodaje de tu primer largometraje ‘Las heridas del viento’. ¿Cómo un director de teatro de tu calibre se atreve a llevar esta obra a la gran pantalla? ¿Por qué?

JUAN CARLOS RUBIO (JCR): La verdad es que mi formación es audiovisual. Empecé como actor, pero enseguida fui guionista de muchas series de televisión y de cine. Mi relación con la gran pantalla ha sido muy extensa. Pero a partir de  2005-2006 empecé a dirigir más textos, a estar más metido en el teatro. Me aparté un poco de lo audiovisual porque el día tiene 24 horas y no te da tiempo a hacer todo lo que te gustaría. En el fondo es una vuelta a lo que me gusta. Es cierto que no había dirigido nunca nada, tampoco teatro. A raíz de ‘Humo’   empecé a dirigir mis textos y textos ajenos. Me apetecía volver a lo audiovisual que fue de donde partí como guionista y luego, de la mano de Dani Muriel y Kiti Mánver, con un proyecto mío: era algo muy personal. Eso es lo que me animó, además del apoyo del productor Bernabé Rico y la complicidad de todo el equipo que hemos tenido maravilloso y de los actores que hicieron el espectáculo durante dos años y medio en España y en todo el mundo.

‘Las heridas del viento’ ha supuesto entonces un punto y aparte en vuestra carrera…

JCR: Efectivamente. Ha sido un punto y aparte por el éxito, por lo que ha significado para todos nosotros, por el cariño que le tenemos… Estamos deseando que  en el cine suceda lo mismo en la comunicación con el público.

‘Las heridas del viento’ es una obra de una gran profundidad que pone sobre la mesa muchos temas. Entre otros, el miedo a crecer del protagonista, la obsesión del amor, la capacidad de vivir el momento, de apreciarlo… ¿Tiene algo de autobiográfico? ¿Hay algún personaje en la historia que tenga que ver con su vida?

JCR: El texto está dedicado a mi padre. No porque en nuestra biografía hubiese algo parecido. La anécdota no es real;  lo real es hablar de sensaciones. Lo que tiene de autobiográfico es mi percepción de las deudas pendientes, un tema muy importante en la película, de saber perdonar, de saber aceptar al otro antes de que ya no esté. No somos conscientes de que el paso por el mundo es un momento, que la muerte está ahí, se acerca cuando le da la gana. Y no comunicarnos, no ser capaces de contar lo que nos gustaría, lo que sentimos en vida, me parece un error. La función está dedicada a mi padre precisamente por todo lo contrario, porque entre mi padre y yo había muy buena relación aunque hay cosas de las que nunca hablamos, pero ahora que no está tampoco echo en falta no haberlas hablado. Es como sanear la relación de la gente a la que amas, basada en la confianza en el otro, el intentar comunicar más que juzgar. También es fácil para mí hablar de esto porque mi familia ha sido y es una familia bastante normal, no hemos tenido grandes traumas. Hay familias muy complicadas. La mía está ahí para todo.

¿Qué le pides al espectador/público en esta película?

JCR: Le pediría que conecte con lo que le pasa a él o a ella en estas situaciones. La grandeza del teatro o del cine es cuando la historia salta de la pantalla y se instala en tu corazón o en tu mente. No es tanto lo que has visto sino cómo lo has visto. Hay gente que cuando terminaba ‘Las heridas del viento’ me decía: “Hace 6 años que no hablo con mi madre”, “Yo nunca perdoné a mi hermano”, “Voy a llamar por teléfono a mi hijo”… Y eso es lo que realmente te hace sentir feliz, el pensar que hay un compromiso con el espectador que le ayuda quizá a cambia y a ser un poco mejor según sale por la puerta.

El texto de la obra de teatro es tan rico/acertado que con pocos elementos en el escenario, los dos protagonistas, amante e hijo, lo llenan todo. ¿Cómo has conseguido trasladar este texto al lenguaje audiovisual?

JCR: Creo que el cine es tan múltiple y tan variado como la pintura. Puedes decir: “No entiendo el arte contemporáneo, me gusta más el arte abstracto que el realista…”. El cine es tan grande hoy en día para enfocar tantas cosas… En el cine puede haber desde un solo actor hasta 500.000, puede haber una manera de contarlo más realista o menos realista… Y para mí todo eso es cine. Lo importante es que algo sucede en la pantalla, el público se sienta, y como pasa en el teatro, les transporta a otras vidas, a otros lugares, a otras sensaciones. Lo fundamental del traslado ha sido respetar la misma esencia que yo quería tener en el teatro.

¿Qué hay de distinto en dirigir una obra de teatro y dirigir a los mismos personajes en el cine?

JCR: En el fondo, como director novel, siendo un gran consumidor de cine y habiendo estado en él como guionista era captar la mirada de los personajes, darles un mundo propio. Un crítico me dijo una vez que los personajes de ‘Las heridas’ no hablan como la gente de la calle. Tampoco hablan así los de Lorca, o los de Shakespeare. En el tiempo que dura la película he tratado de reflejar temas universales, pero a través de mi punto de vista los he colocado en un universo muy particular. Para llevarlo al cine he intentado depurar, estilizar y quedarme con la esencia. Por eso hemos elegido rodar la película en dos teatros y jugar con esa vocación metafórica que tiene la película. Para mí lo fundamental son las emociones y los temas que estamos tratando y el grandísimo trabajo de Kiti y Dani que conforman una película muy hermosa. De puesta en escena, de movimientos de cámara, dejándoles mucho aire a ellos dos, muy cuidada la producción que ha hecho Curt Allen, nuestro director de arte, en el teatro Lara y el Coliseo Carlos III.

¿Por qué habéis grabado en Cádiz?

JCR: Cuando los espectadores vean la película lo entenderán. Es una película que habla del peso de la memoria. Qué hermoso es recordar, pero qué hermoso es también vivir atado a ciertos malestares, ciertas deudas que ya no existen.

En algunos momentos hablas como si no fueras el director de la película…

JCR: Efectivamente, la película no es mía, es de todos. El texto y la dirección sí, pero del resultado de la misma forma parte de todo el equipo. Eso es lo bonito. La película es de todos los que hemos hecho la película aportando todos elementos imprescindibles.

Alguna anécdota que os haya pasado con ‘Las heridas’

JCR: Pues lo más curioso es que hay mucha gente que ha venido a ver la obra al teatro y no ha reconocido a Kiti Mánver en su papel de Juan. El trabajo de Kiti de transformación, su cuerpo, maquillaje… En cine está espectacular, porque le han puesto un cuerpo de hombre para la ropa…

Lo más emocionante que habéis vivido con ‘Las heridas del viento’

JCR: Lo emocionante ha sido estar de gira por todo el mundo y darte cuenta de que la emoción es universal. Los seres humanos somos más parecidos que diferentes. Estamos en un momento en el que hay un empeño en diferenciarnos. No somos tan distintos en el fondo. Depende de la zona en la que vives, hay una comida que comes distinta, un enfoque diferente; pero, en general, somos iguales: queremos amar, sentimos odio, soñamos, tenemos familia, frustraciones, morimos, nacemos…

¿Qué heridas te ha dejado el viento?

JCR: Tengo suerte. Como dice Juan en un momento de la película: “el viento me ha acariciado, me ha refrescado…”. En algún momento relacionado con la pérdida de seres queridos sí me ha dañado. Pero por lo general, el viento en mi vida es y ha sido maravilloso. He tenido suerte con la gente con la que me relaciono, porque hay una parte de herencia y una parte de elección.

Has tenido bueno ojo a la hora de elegir de quién rodearte…

JCR: Efectivamente, he elegido con los amigos con los que quiero estar, con quién compartir mi vida como pareja… Como se dice en la función: “el viento no hace daño; el viento mueve tu pelo y tu ropa pero no tu corazón”.

Sin embargo hay otro viento, el del amor…

JCR: Eso es. El otro viento es ese amor por el que te abandonas a una persona y tienes que pararlo. Tienes que decir: “hasta aquí hemos llegado”. Hay muchas relaciones tóxicas porque tenemos miedo, porque no queremos quedarnos solos… Al amor hay que darle una oportunidad y otra, pero no doscientas, porque no hay que malgastar la vida cuando una pareja no te hace feliz. Y todos merecemos ser felices.

Proyectos de futuro.

JCR: Estreno ahora un texto en enero sobre la correspondencia personal de Federico García Lorca. He escrito el guión de la película ‘100 metros cuadrados’, con Bernabé Rico y ojalá que se pueda a rodar a finales del año que viene. Tenía muchas ganas de volver a hacer cine. Lo que más me gusta es contar historias…

 

¡¡¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!!

 

RECONOCIMIENTOS ‘Las heridas del viento’

Premio Ceres de Teatro 2014 a la Mejor Actriz (Kiti Mánver).

Premio Unión de Actores 2014 a la Mejor Actriz Protagonista de Teatro (Kiti Mánver).

Premio del Teatro Andaluz 2015 al Mejor Autor (Juan Carlos Rubio).

Finalista Premios Max Mejor Actriz Protagonista (Kiti Mánver).

Nominado Premio Unión de Actores 2014 al Mejor Actor Secundario de Teatro (Daniel Muriel).

 

LA PELÍCULA

Fotografiada en blanco y negro con una banda sonora interpretada por la mítica cantante italiana Mina, gira alrededor de las deudas pendientes que mantenemos en vida y la importancia de los sentimientos que desarrollamos en ella. Rodada entre Madrid, San Lorenzo de El Escorial y el Puerto de Santa María, está protagonizada por Kiti Mánver y Dani Muriel y se estrenará en 2017 bajo la producción de Bernabé Rico para TALYCUAL.

 

SINOPSIS

La muerte de su padre obliga a David a hacerse cargo de su legado. Entre sus pertenencias encuentra algo inesperado: las cartas de amor de otro hombre. Desconcertado por el descubrimiento, decide visita al supuesto amante de su progenitor y descubrir la verdad.

 

FICHA TÉCNICA:

Guion y dirección: Juan Carlos Rubio.

Intérpretes: Kiti Mánver y Dani Muriel.

Productor ejecutivo: Bernabé Rico.

Director de fotografía: Roberto Fernández.

Montaje: Nacho Ruiz Capillas.

Sonido directo: Daniel de Zayas.

Montaje de sonido y mezclas: Fede Pájaro.

Director de arte: Curt Allen Wilmer.

Maquillaje: Paty López.

Vestuario: María Luisa Engel.

Director de producción: Daniel de Vicente.

 

 

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,