La última cima

La ultima cima

 

Hace más de dos años, tuve la gran suerte de verla en la gran pantalla. Hace unos días volví a ella. A veces, necesitas de ciertas películas para volver a encontrarte ¿o no? La última cima narra la historia de un cura, Pablo Domínguez Prieto que, tras entregar su vida por el resto, murió en la cima de una montaña junto a una gran amiga.

Lo curioso de la historia es que el protagonista, Pablo, murió a los cuarenta y pocos años y dejó a todo el mundo atónito tras su pérdida. Doctor en Filosofía, Teología y con unos cuantos títulos más, los que le conocían se quedaban perplejos no sólo por su don de palabra y su sabiduría, sino por su auténtica pasión por la vida y por la montaña. El documental, perfectamente dirigido por Juan Manuel Cotelo, refleja tres testimonios clave: el de sus padres y su hermano, que con una entereza ejemplar aseguran que Pablo está en un mejor lugar y “ya es para todos”, no sólo para los que le conocían.

Imagino, pues, que cualquier espectador que se acerque a la película, cuanto menos, puede quedarse indiferente ante un testimonio tan desgarrador, en el mejor de los sentidos.

Otra historia digna de destacar es la de la madre que pierde a su hijo dos días después de haber dado a luz y con una entereza ¿milagrosa? y cuenta muy orgullosa que dar a luz a aquella criatura fue un regalo de Dios en el que necesitó a Pablo cerca para poder enfrentarse a ello. Al poco tiempo tuvo a Blanca, nombre que puso su gran amigo Pablo.

Por último, otro testimonio, esta vez de un niño de corta edad que asegura que “ya se está preparando para ser cura”, que es lo mejor que puede hacer.

En una entrevista en una emisora de radio, le preguntaban a Pablo qué era y en qué orden, si sacerdote, doctor en Filosofía o Teólogo. Su respuesta fue clara y contundente: “sacerdote, sacerdote y sacerdote”.

No se la pierdan…

SINOPSIS:

Pablo Domínguez, sacerdote, sabía que iba a morir joven y deseaba hacerlo en la montaña. Entregó su vida a Dios… y Dios aceptó la oferta. Ahora dicen que está vivo. Pablo era conocido y querido por un número incalculable de personas, que han dejado constancia de ello después de su muerte.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: