Cinema Paradiso

“Ya lo siento”, le dijeron hace poco. Así, sin más. Uno que había sido su amigo de toda la vida.

“Más lo siento yo”, respondió.

“Huye”

“Estás seguro?”

“No me preguntes nada más”.

Y de repente comenzó la película. Probablemente la película más completa de la historia del cine, banda sonora incluida (Enio Morricone). El otro día me llamó a casa una amiga y me preguntó: “¿No estarás viendo una película?”. Y le dije, “puede ser”. A lo que respondió: “¿No será la de siempre? “.

“Of course”.

Probablemente era la vigésima vez que la veía. La vi con mis abuelos en un cine manchego, con mis padres, se la mostré a mis mejores amigos, amantes, amados… Ha sido la película de mi vida hasta la fecha. Para Totó (Salvatore) el cine es su vida. Pues eso.

Y esta vez me centré en destripar diálogos, detalles, cual cirujano con su paciente.

La historia comienza así. Salvatore hace más de 30 años que no ve a su madre desde que se fue de Sicilia. “Si descubre que no se lo hemos dicho se enfadará (…). Ha muerto un tal Alfredo y mañana se celebran los funerales”.

“Alfredo (le dice el pequeño Totó al que regenta el Cine Paraíso, Alfredo), si la guerra ha terminado por qué no vuelve mi padre de Rusia?”.

“Se necesitan días para ir y años para volver”, le replica su amigo.

Alfredo trabaja en el cine del pueblo. Totó siente gran pasión por Alfredo y luego por el cine. Pero hay cosas que no entiende: “Si dices que no te gusta tu trabajo, Alfredo, por qué no cambias”. Y contesta: “Porque soy un pobre tonto. Encerrado aquí dentro respiro humo, gas y todo para ganar una miseria. Te alegra que los demás se rían. Es como si fueses tú el que los hicieses reír. Se olvidan de las desgracias”.

Cinema Paradiso es la historia personal que se va desarrollando entre el cura del pueblo y los dos protagonistas principales, Alfredo y el pequeño Totó, que consiguen -a pesar de su diferencia de edad- amistad eterna.

-Alfredo!

-Quéeeeeeeeeeeee

-¿Y cómo sabes tú quién es un amigo de verdad?

-“Maldito niño… Elijo a mis amigos por su aspecto, y a mis enemigos por su inteligencia”.

Y hablan entre ellos como adultos. También del futuro de Totó.

-¿Seguro que encontraré trabajo en Alemania, Alfredo?

-Divina esperanza

-Menos mal que Alemania está más cerca que Rusia! 😉

Alfredo pierde la vista por un incendio en el cine. El pequeño Totó le salva la vida. Giro definitivo en la película. Totó se encarga del cine mientras Alfredo se recupera de las quemaduras en toda la cara. “Y cómo se enterará de todo este maldito niño si no le he enseñado nada?”.

De repente, entra en escena Alfredo, con gafas de sol que le cubren sus ojos quemados.

-¿Hay un lugar para mí en el nuevo Cine Paraíso?

-Salvatore, (Totó ya adolescente), este no es tu verdadero trabajo. Lo necesitas y no durará. Un día tendrás que hacer cosas más importantes que hacer, seguro. Ahora que he perdido la vista, ya te puedes ir”.

Salvatore se enamora perdidamente de una rubia de ojos azules.

Su amigo Alfredo siempre le acompaña: “Tratándose de sentimientos no hay nada que hacer”. (…). “Márchate, regresa a Roma. No vuelvas por aquí, no pienses en nosotros. Olvídate de todos”.

Siempre ha habido Alfredos en mi vida. Gracias a todos ellos, por vuestros sabios -aunque dolorosos- consejos.

SINOPSIS

Cinema Paradiso es una historia de amor por el cine. La película narra la historia de un niño de un pueblecito italiano, en el que el único pasatiempo es disfrutar de las películas del cine Paradiso. Subyugado por las imágenes en movimiento, Salvatore cree ciegamente que el cine es magia, pero, un día, Alfredo, el operador, accede a enseñarle al pequeño los misterios y secretos que se ocultan detrás de una película. Salvador va creciendo y llega el momento en el que debe abandonar el pueblo y buscarse la vida. Treinta años después, recibe un mensaje, en el que le comunican que debe volver a casa.

Anuncios
Etiquetado , ,

6 pensamientos en “Cinema Paradiso

  1. peris1404 dice:

    Comparto contigo mi gusto por el cine y especialmente por esta película. Enhorabuena por tu blog y… “Hagas lo que hagas ámalo, como amabas la cabina del Paradiso”… ;)) Un saludo.

  2. […] cinta, dirigida por Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso), además de arte, es soledad, aislamiento, amistad, amor, delicadeza, cultura, excentricidad y […]

  3. […] nos estrenamos con Cinema Paradiso. Era la primera vez que no miré la pantalla, y sólo les miraba a ellos, a ver qué les parecía. […]

  4. […] mis pelis favoritas en mi página #DeCine. Los más allegados ya saben que una de ellas es ‘Cinema Paradiso’ por muchas razones. Me acompañó en la infancia, ha sido mi “cabecero”en el que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: