La piel que habito

Me declaro fan de Almodóvar, así en general. Mi favorita: Todo sobre mi madre. ¿Y después? Quizás Mujeres al borde de un ataque de nervios. “No te pega”, me dijeron el otro día.  ¿Que no me pega qué? Me gustan los valientes transgresores, contesté. “Entonces sí”, confirmaron.

La piel que habito me resulta un experimento que no sale mal del todo.  Y no sale mal gracias a Elena Anaya y, muy a mi pesar, a Banderas, porque a este, aunque muy español, no le soporto. Mi Marisa Paredes, siempre bella, lo vuelve a rematar el papel. Nunca me falla.

Almodóvar, en una reciente entrevista aseguraba que “hay caminos sin retorno, viajes sólo de ida, procesos irreversibles. Mi película cuenta uno de esos procesos. La protagonista recorre un camino sin retorno porque es obligada a emprender un viaje del que no puede regresar. El veredicto será por ttanto una forma de venganza extrema”. Hasta ahí, de acuerdo en la trama que presenta, totalmente juustificada en ese lugar idílico que llama El Cigarral, una auténtica cárcel en medio de la naturaleza.

En cuanto a hacer protagonista la piel, centrándose en las quemaduras por accidente de coche que sufrió la mujer del doctor (protagonizado por Antonio Banderas), y siendo ésta el eje central de la película, Almodóvar cuenta: “La piel es la frontera que nos separa de los demás, determina la raza a la que pertenecemos, refleja nuestras raíces y, a veces, hasta los estados del alma…”.

Una buena apuesta del director manchego pero quizás demasiado atrevida. Nominada a los Premios Bafta 2012 y a los Goya del presente año. Suerte, valiente!

SINOPSIS

Desde que su mujer sufrió quemaduras en todo el cuerpo a raíz de un accidente de coche, el doctor Robert Ledgard, eminente cirujano plástico, ha dedicado años de estudio y experimentación a la elaboración de una nueva piel con la que hubiera podido salvarla; se trata de una piel sensible a las caricias, pero que funciona como una auténtica coraza contra toda clase de agresiones, tanto externas como internas. Para poner en práctica este hallazgo revolucionario es preciso carecer de escrúpulos, y Ledgard no los tiene. Pero, además, necesita una cobaya humana y un cómplice. Marilia, la mujer que lo cuidó desde niño, es de una fidelidad perruna: nunca le fallará. El problema será encontrar la cobaya humana.

Anuncios

2 pensamientos en “La piel que habito

  1. FERNANDO dice:

    Coincido contigo Carmen. MI favorita, pues me encantan Volver y Tacones lejanos, pero Todo sobre mi madre me gusta bastante tambien. Me hes difícil quedarme con una. ¿La que menos? La mala educación.
    Y esta, si, me gustó, y mucho, sobrecogedora, y como dices, con tres actorazos impresionantes, por cierto, no me niegues que Antoñito tambien se sale en Atame.

  2. mentxuka dice:

    Gracias Fernando! Prefiero Tacones Lejanos que Volver. A la Doña, la tengo pelín atragantaíta, y eso que no lo hace mal. 🙂 Antoñito, cierto, trabaja bien en Átame, pero me gustó más en esta última. Le tengo manía ¿española?, jajajajaja. Feliz semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: