Bicicleta, cuchara, manzana

“No está escrito que esta enfermedad sea invencible”, apunta el protagonista de esta historia documental. Se trata de Pasqual Maragall, el ex presidente de la Generalitat de Cataluña, que muestra su día a día en su lucha contra el Alzheimer. Bicicleta, cuchara, manzana, es uno de los documentales españoles más interesantes de 2010. Por muchas razones, pero principalmente por la humanidad que traslada al espectador desde que empieza la historia hasta que acaba.

La neuróloga del que fue también alcalde de Barcelona observa que se dio cuenta de que “Maragall era una esperanza excepcional” para el resto de sus pacientes. Y es que es un ejemplo atípico de persona con Alzheimer que, en lugar de encerrarse, sale; que en vez de refugiarse en el calificativo de “enfermo” como tal, prefiere llamarse “actor” de la enfermedad, por ese ápice de libertad que esta pequeña-gran diferencia le propina. Maragall se convierte en un héroe del Alzheimer a través de su historia tan bien reflejada por el documentalista Carles Bosch. Porque sobrelleva la enfermedad con una gran dosis de humor y, sobre todo, con una admirable valentía que, probablemente, le permite diferenciarse de todos aquellos que prefieren doblegarse ante la misma dolencia.

Pero no es oro todo lo que reduce, y le agradecemos a Bosch que no nos muestre todos aquellos momentos dolorosos que también conlleva el Alzheimer y que nos cuentan sus tres hijos y su mujer, el contrapunto de Maragall. Una de las mejores aportaciones de su mujer, en mi opinión, es cuando decide marcharse a la peluquería, para no olvidarse de ella misma, al estar entregada en cuerpo y alma a su esposo y comprobar, tras una exposición en público de Maragall, que verdaderamente está enfermo pero no es consciente del todo. Su espíritu todoterreno va en detrimento de su más amada cuidadora, que abandona sus necesidades básicas por desvivirse por él. Su falta de conciencia coarta sus derechos como mujer, y por tanto, su libertad, igual de necesaria.

Nos encontramos ante uno de esos títulos a los que podemos llamar “necesarios” o “imprescindibles”. También lo fue La caja de Pandora, de Yesim Ustaoglu, que obtuvo la Concha de Oro a la mejor película y la Concha de Plata a la mejor actriz en el Festival de Cine de San Sebastián en 2008.

Sinopsis: En el otoño del 2007, a Pascual Maragall se le diagnostica la enfermedad de Alzheimer. Tras el duro golpe, él y su familia inician una cruzada contra la enfermedad y, desde el primer paso, esta película se convierte en testigo excepcional. Con inteligencia, sinceridad y buen humor, Maragall se deja retratar junto a su familia y los médicos para dejar constancia del día a día de su lucha personal. Dos años de seguimiento a un paciente excepcional dispuesto a que los científicos encuentren la cura antes de que la cifra de 36 millones de enfermos en el mundo se multiplique por 10. Una película dura, pero optimista a pesar de todo. Más información: http://www.bicicletacucharamanzana.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: